Residencias de ancianos en Madrid: lo mejor para cuidar de nuestros mayores

Se cuentan por millones las personas que viven solas en España, para ser más exactos casi dos millones de personas mayores de 65 años viven solas en toda España. Son muchos los que lo hacen por decisión propia, son otros tantos los que no tienen más remedio por que se encuentran sin familia y otros tantos se ven en una situación total de abandono y quedan abocados a la soledad, sin duda laguna la enfermedad más dura. Lo mejor en estos casos es recurrir a una de las residencias de ancianos en Madrid y entre ellas, os aconsejamos la Residencia Avenida San Luis.

Hay personas que prefieren estar solas, esto es un hecho, son personas que no se adaptan a vivir en compañía de otros, ya sea porque tienen un carácter difícil o por qué no quieren compañía ya que les gusta la independencia. Otras personas no tienen familiares, no se casaron, no han tenido hijos, enviudaron, eran hijos únicos… hay varias combinaciones que llegan al mismo resultado, la soledad. Y lo más triste,  personas mayores que teniendo hijos se ven en el mas miserable desamparo, los trabajos, las familias y todo lo que conlleva una responsabilidad les hace olvidar a los que realmente son importantes, a sus mayores.

Afortunadamente para estas personas (que afortunadamente son la minoría) existen las residencias tercera edad Madrid. Son lugares habilitados para que los mayores viva acompañados y atendidos en todo momento, lugares en los que reciben a parte de atención medica, también atención humana, un lugar en el que se comparten no solo los espacios y las zonas comunes, se comparten risas, se comparten penas, se comparten sueños, se comparte la vida. Las residencias de mayores son edificios en los que podemos encontrar de todo, desde un gimnasio, pasando por un comedor, una peluquería o una sala de curas. Son lugares en los que se procura que nuestros mayores estén en las mejores condiciones posibles, un lugar en el que están atendidos, tienen compañía y no les falta de nada.

En las residencias de ancianos en Madrid procuran dar a cada personas una atención especializada y un trato personal, de hecho cada personas tienen su propia habitación o a lo sumo se comparte de dos en dos, los comedores son grandes espacios en los que las charlas se hacen un constante en el horario de las comidas. Los menús son equilibrados y siempre se tienen en cuenta las alergias o las intolerancias al igual que se procura que los ancianos lleven una dieta equilibrada y sana. En el gimnasio se hace deporte, claro, cada uno dentro de sus posibilidades. La actividad física es una obligación por lo que es común ver a los mayores paseando por los exteriores o haciendo estiramientos musculares de baja intensidad.