¿Quieres montar tu proprio negocio?

Si eres empresario ¿Cómo te definirías? Lo que realmente diferencia un empresario de otro, no son tanto sus objetivos o logros, más bien son sus métodos.

A la hora de abrir tu primer negocio o empresa, es normal que tengas muchas dudas y te hagas muchas preguntas, pero no te preocupes: dentro de un tiempo tu inexperiencia se convertirá en éxito.

Entre las preguntas que los empresarios primerizos se suele hacer, están las siguientes:

  1. ¿Cuánto dinero necesitaré para invertir en mi negocio?
  2. ¿Puedo pedir algún tipo de ayuda?
  3. ¿Qué zona es mejor para mi negocio? ¿Es mejor optar por una oficina virtual o por un alquiler por horas con un centro de negocios? ¿Tengo otras opciones?

Estas son las tres preguntas clave que todo empresario se hará, antes de empezar con su negocio, seguidas por otras más especificas. Está claro que al principio intentarás montar la empresa con menos dinero posible: esto significa que la opción de buscar oficina en un centro de negocios Madrid, con un presupuesto que se ajuste a tus necesidades, es sin duda la mejor. Podrás acudir a una empresa con muchos años de experiencia en el sector como RBT Business y pedir informaciones y precios.

Una vez que te hayas ocupado de todas las cosas previas a la abertura de la empresa, tendrás que pensar en como gestionar tu trabajo, tu empresa y tus empleados.

Un buen jefe tiene que ser:

  • Persuasivo: o sea, que tenga dotes de liderazgo. No te obsesiones con la venta del producto o servicio que ofreces, más bien no dejes de pensar como puedes mejorarlo. Cada plus significa “diferenciación”. Tendrás mayores posibilidades de que el cliente desees hacerse con tu producto y sacarás más beneficios en menos tiempo.
  • Visionario: no te quedes estancado, es lo peor que puedes hacer. El futuro de la empresa está en tus manos. ¡Anticípate a las necesidades de los clientes del futuro!
  • Profesional: Un buen jefe tiene que saber mucho; tiene que ser una persona culta para poder solucionar con facilidad los problemas que puedan surgir en la empresa en el día a día. Eres el “creador” de la empresa y del producto que vendes: tienes que tener todo bajo control para poder supervisar a tus empleados. Además un buen jefe, nunca deja de estudiar, descubrir e investigar.
  • Intuitivo: Llevar una empresa, significa también ser intuitivo: saber cuándo hay que empezar a trabajar en un producto nuevo porque el anterior se está quedando obsoleto, saber cuándo sacar este nuevo producto al mercado, saber cuándo invertir en algo, etc. Si es verdad que todo lo que hemos dicho, lo podemos decidir después de haber hecho un buen estudio de mercado, también hace falta intuición. Esto te diferenciará de la competencia y ya verás como, con el tiempo, te saldrá mucho más natural. Ser intuitivo significa saber escoger el momento, aprovecharse de las debilidades de la competencia y triunfar.
  • Inversionista: Aunque puedes contar con alguien preparado, que sepa aconsejarte antes de invertir, siempre es mejor que te involucres en todas las decisiones económicas. Al fin y al cabo te afectan personalmente, así que tú tienes la última palabra, digan lo que digan.

Si bien podríamos mencionar muchas más calidades, estas son las más importantes en nuestra opinión.