Pasos a segurir para comprar un piso

Poder comprar un piso es algo muy importante para las personas que como tú y como yo somos sedentarias, nos gusta la ciudad en la que vivimos, no tenemos intención de irnos a ningún sitio y queremos echar raíces de una manera permanente. Esto sin duda significa que comprar un piso es una de las mejores ideas que podamos tener ya que nos asegura un techo pase lo que pase. No es que los bancos regalen el dinero, sobre todo no después de la crisis y de los problemas que la acompañaron pero, si tienes un trabajo estable y no tienes ninguna otra deuda, es factible que seas el beneficiario de una hipoteca. Ahora bien, tienes que estar dispuesto a pagar una mensualidad los próximos veinte cinco años, pero claro, como no tienes intención de cambiar de vida, lo ves de lo más normal y no te da ningún miedo meterte en una hipoteca para el piso en el que pasaras el resto de tu vida.

Sin embargo, te ofrecemos una solución alternativa, que podría interesarte: la de irte a las afueras y comprar una casa nueva y que sea más grande y mucho menos ruidosas. ¿Qué te parece? Echa un vistazo a esta oferta de venta pisos Pozuelo y verás que rápido te convencerás.

A la hora de comprar un piso de obra nueva, tendrás que saber el tipo de contrato que vayas a firmar. Las posibilidades son las siguiente:

1- Contrato a libros abiertos o por administración

Tanto el cliente como el constructor se ponen de acuerdo en la adjudicación de cada trabajo, así que es uno de los contratos de menor riesgo. Los costes, tanto directos como indirectos, se calculan mensualmente. Además, los riesgos de defectos, variaciones de medidas o precios corren a cuenta del cliente.

En resumen, las empresas de construccion toma el papel de gestor mientras que el promotor asume los riesgos económicos. A pesar de ello, el constructor asume sus funciones, obligaciones y responsabilidades legales.

Este contrato suele utilizarse en obras en las que el promotor es un profesional de la construcción.

2- Contrato por lotes

Como vamos a ver, la contratación por lotes es la que menos riesgo supone para la empresa de construcción.

Por un lado, el encargado de la obra no se trata de un único contratista. Existen tantos contratistas como lotes tenga el proyecto. Cada empresa subcontratada aporta sus medios y recursos.

Al repartirse la responsabilidad, se debe tener especial atención en las responsabilidades que asume el promotor.

La coordinación en el trabajo también es importante. Los líderes de cada lote deben trabajar conjuntamente para realizar bien el trabajo.

Como hemos visto, la posibilidad de contratación de una obra posee multitud de posibilidades. Por ello, desde Grupo Larvin queremos que nuestros clientes posean la mayor información conocer tanto los riesgos como los beneficios de cada uno.