ESTRATEGIAS PSICOLÓGICAS QUE FUNCIONAN PARA LOS CASOS DE ESTRES

Vamos a ver unas cuantas técnicas y estrategias psicológicas que han probado ser eficientes para supervisar el estrés.

Entender las reacciones normales en situaciones agobiantes, saber de qué manera manejarlas y tratar los síntomas lo antes posible, puede apresurar la restauración y eludir  inconvenientes a largo plazo.

Aparte de lo dicho anteriormente disponemos  asimismo de técnicas sicológicas más profesionales que tras muchas investigaciones han probado ser formidablemente eficientes. Vamos a describir algunas

El síndrome del agobio como hemos dicho se define como una combinación de múltiples elementos: el entorno o bien  situación, los pensamientos (Contestación cognitiva: lo que pensamos), las contestaciones físicas (Contestación fisiológica: lo que sentimos) y la manera que tenemos de contestar a estos elementos (Contestación motora: lo que hacemos).

La ansiedad nos lleva inevitablemente a la sofocación, a la indefensión, al descalabro… Los acontecimientos, los pensamientos negativos y la activación fisiológica del cuerpo contribuyen a producir el síndrome del agobio. Comentaremos algunas estrategias psicológicas más adelante. El resultado final va a ser la ansiedad cargada de una sofocación tal que provocará una emoción dolorosa.

TRUCOS Y ESTRATEGIAS PARA EVADIR EL ESTRES

Si, como hemos dicho , una persona valora o bien percibe una situación, estímulo o bien acontecimiento como peligroso, si aparte de esto interpreta la reacción fisiológica de su cuerpo como amenazante, inevitablemente sentirá temor y en consecuencia la ansiedad va a hacer acto de presencia, lo que a su vez acrecentará el temor y con esto el malestar sensible.

A veces nos sentimos agobiados o bien estresados en un trabajo, pero no sabemos verdaderamente  por qué razón. Para saber con precisión qué falla y por qué razón nos sentimos así, de este modo es  conveniente identificar las necesidades básicas que  aguardamos cubrir en un empleo.

Si intuimos que alguna de ellas no es respetada, tal vez  esa sea la falta por la que nos sentimos mal. Últimamente, la Harvard Business Review publicó un artículo con las 6 necesidades laborales básicas de un ejecutivo, desde los testimonios de más de quinientos de CEO.

Poder ser  mismo. Saber todo lo que pasa dentro de la compañía. Ser valorado por el resto. Identificarse con la compañía para la que trabajas. Gozar con lo que se hace y sentirse gratificado por el trabajo efectuado etc.

images

Las situaciones de angustia, agobio crónico anulan tu inventiva, la concentración y la capacidad reflexiva. Si bien se realice un género de trabajo en el que predominan las labores rutinarias, es  esencial procurar agregar un sello personal a lo que se hace y promover la inventiva toda vez que la ocasión lo deje, si bien sea ligerísimamente y de forma ocasional.Así, conseguiremos sostenernos motivados y acrecentar nuestro compromiso con el trabajo que efectuamos.

Tómate alguna pausa o descanso

En el momento que nos encaramos a una situación de agobio en el trabajo nos podemos olvidar hasta de ir al baño y considerablemente más tomarse un reposo o bien perder el tiempo yéndose a comer a casa, lo que no hace más que acrecentar y fortalecer peligrosamente el agobio emocional.

Seguro que siempre y en toda circunstancia hay algo que hacer en el trabajo, mas todavía de este modo  debemos intentar tomar una pausa y relejarnos cada cierto tiempo, aparte de eludir comer en la mesa de trabajo delante del computador o bien mientras efectuamos alguna labor física. El cuerpo humano no es una máquina, con lo que precisa tomarse sus pausas y desconectar. Si se hace esto último no solo reduciremos el agobio, sino que aun realizaremos más de forma eficaz nuestras labores.

Busca apoyos entre tus compañeros de trabajo

Acostumbra a  acontecer que cuanto más quemado está uno en el trabajo más se encierra en sí . Eludir a los compañeros de trabajo es una de las actitudes más perjudiciales para sentirse a gusto en el puesto laboral, y contribuye a incrementar el agobio, como si fuera una bola de nieve.

Muy frecuentemente  rehuimos de los compañeros para esconder nuestros sentimientos y ocultar nuestras debilidades. No obstante, el mero hecho de compartir con alguien nuestras frustraciones nos ayuda a superarlas y a relativizarlas. Poder respaldarse en un compañero de trabajo es la mejor vacuna contra el desgaste laboral.

Promueve las emociones positivas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *