BUSCAR SOLUCIONES EN AMBIENTES INCÓMODOS

No son pocas las veces que uno se encuentra ante ciertas situaciones que requieren de imaginación y dosis de sentido común para encontrar una (o varias) soluciones. El problema se incrusta en nuestra mente y no nos hace avanzar al ritmo que quisiéramos. Incluso, en ocasiones, consigue que no seamos capaces de ver respuesta alguna a esa duda.

Justo en esos momentos de crisis es cuando aparecen los genios. O al menos, aquellos que saben comportarse con la frialdad requerida en situaciones límite frente a los que se paralizan sin saber hacia dónde o de qué manera ayudarse. Aquellos que aportan soluciones durante los gabinetes de crisis tras hacer un estudio emocional y práctico desde todos los ángulos posibles.

En este tipo de embarramientos mentales, es muy importante conservar la calma suficiente como para mirar con cierta perspectiva y mirar por el bien de todas las partes implicadas. No es fácil practica la empatía pero supone un avance enorme en las relaciones personales: pensar por ti y por los demás te hará ganar puntos en cualquier puesto.

Todo este proceso de mentalización, trabajo de campo con el problema a erradicar y la búsqueda de una solución (lo más correcta posible) tiene nombre y apellidos: design thinking y se trata de una de las metodologías en el campo empresarial más demandadas en la actualidad.

60

¿EN QUÉ CONSISTE EL DESIGN THINKING?

Se trata de una metodología creada para conseguir la resolución de problemas desde un punto de vista creativo y alejado de las posibilidades habituales con las que suelen dilucidarse.  Este pensamiento creativo es aplicable a diversas modalidades y disciplinas por lo que resulta un método de lo más práctico y funcional.

En este planteamiento, lo importante no deriva en el problema en sí mismo sino que que se busca cómo y de que manera encontrar una solución adaptada y adaptable al origen del problema. Esta respuesta positiva, además contará con un factor innovador que funcionará de revulsivo y novedad en el entorno.

Gracias a este miramiento especial hacia la solución, tanto el sentido crítico como el pensamiento creativo comparten una posición de poder que ofrece seguridad y una toma de decisiones adecuadas. Esta labor puede ser llevada a cabo por cualquier persona que, previamente, haya tomado las suficientes nociones como para tener la certeza de empatizar de manera natural hasta llegar a la solución del problema.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *