ALGUNAS DE LAS ENFERMEDADES AUTOINMUNES MÁS CONOCIDAS

Quizás si te preguntan por enfermedades autoinmunes, en un primer momento no consigues atinar con ningún nombre. Sin embargo, en cuanto pienses un poco en el significado de autoinmune, poco a poco irán viniendo más y más nombres a tu cabeza. Las enfermedades autoinmunes están más cerca de lo que te piensas, pero si quieres saber más información aquí sobre tipos de enfermedades autoinmunes podrás conseguirla.

Las enfermedades autoinmunes nos rodean y no son pocos los casos cercanos que las sufren. Sólo has de pensar en las enfermedades más habituales como son el alzheimer o la celiaquía, dos enfermedades tristemente cada vez más conocidas y de las que cada vez se realizan más investigaciones para conocer sus causas y posibles ayudas a su eliminación y paliamiento. De entre todas ellas destacan dos enfermedades relacionadas con el mundo de la alimentación, un mundo que lejos de vivir en su propia burbuja científica se presenta como un mundo fascinante desde el que conocer cómo repercuten estas enfermedades en nuestro cuerpo y en nuestras rutinas diarias, dietas y aspecto físico.

ENFERMEDADES AUTOINMUNES VINCULADAS CON LA ALIMENTACIÓN

Las enfermedades autoinmunes no sólo repercuten en áreas vinculadas con el sistema nervioso y neurotransmisor. El factor alimentario influye considerablemente en al menos dos casos, dos de los casos más comunes en lo que a enfermedades autoinmunes se refiere: la celiaquía y la intolerancia a la lactosa.

Desde hace unos años se conoce que la celiaquía es un tipo de enfermedad que, para muchas personas, se encuentra en su ADN. Genéticamente, muchas personas nacen sabiendo que la celiaquía formará parte de sus vidas desde sus primeros años de existencia. Esta enfermedad es autoinmune y en ella el propio sistema inmunitario se defiende atacando al revestimiento del intestino delgado y anulando la absorción de cierta parte de los alimentos.

En esa misma parcela nos encontramos con los diferentes tipos de intolerancia, de los que destaca la referente a la lactosa, una enfermedad cada vez más presente en todas las familias. Este tipo de intolerancia alimenticia se produce debido a la inexistencia de una enzima fundamental para el regulamiento del cuerpo humano: la lactasa. Esta encima, en el nivel intestinal, se encarga de digerir este azúcar de la leche y desemboca en dolores estomacales, hinchazón o diarrea, generando un malestar continúo en cuanto se produce su ingesta, tanto diaria como de manera puntual.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *