4 cosas que debes saber sobre la música libre de derechos

¿Te gusta crear diversos contenidos? Pero ¿quieres evitar algún reclamo de un proveedor? O simplemente no quieres invertir tu dinero; bueno, la solución es simple, por lo menos en torno al sonido: busca música libre de derechos.

¿Qué es la música libre de derechos?

Esta clase de música te permitirá realizar tu practica de creador de contenido sin sufrir de algún reclamo y sin tener que pagar.

Esto se debe a que el autor de la música ejerce un derecho llamado “libre distribución” que significa que cualquiera puede “copiar” su obra o “modificarla” para fines personales.

¿Qué caracteriza a la música que se puede copiar libremente?

#1 No pertenece a entidades.

La música libre de derechos no forma parte o pertenece a ninguna entidad o institución de gestión que puedan implicar los derechos de autor.

#2 No se vende ni se paga por ella.

El punto anterior significa, en otras palabras, que si vas y descargar alguna música que no tenga un derecho de autor no te verás obligado a pagar alguna suerte de tarifa.

#3 Tiene derechos morales.

Por si no tienes idea de qué son derechos morales, debes saber que son irrenunciables y significa que, aunque no deberás pagar alguna tarifa sí deberás dar un reconocimiento sobre la autoría de la obra.

#4 Es de dominio público.

Quizás este punto te parezca al primero, pero no es así, ya que la música que no tiene ningún derecho de autor pasa automáticamente a ser de dominio público, lo que significa que es legal usarla. Así que no deberás temer por alguna demanda si tienes éxito usándola.

De hecho, hay casos donde las obras musicales pueden pasar a dominio público aún y cuando antes hayan tenido derechos de autor.

Un ejemplo claro es que sí el creador fallece y han trascurrido 70 años (puede variar dependiendo del país), pasa a ser automáticamente de dominio público y puede ser empleada por quién así lo desee.

Eso sí, ten cuidado: si los derechos han sido transmitido a otras personas ¡esto no tendrá valor alguno! Y podrás terminar envuelto en una demanda.

Y hemos llegado al final, ahora que sabes todo esto ¿qué te parece? ¿te animarás a usar la música libre de derechos de autor para tus producciones o creaciones? Sí es así ¡cuéntanos cómo te ha ido! O cuáles son tus páginas favoritas.